Nosotros miembros del Consejo de Trabajadores y Trabajadoras del MINPPTRASS con base en nuestros derechos constitucionales y legales y en especial a los que concierne a la defensa de la vida y seguridad en el trabajo, logro irrenunciable de la Revolución Bolivariana para nuestra Clase Trabajadora, teniendo en cuenta que:

  1. Es deber de los empleadores garantizar condiciones digna a sus trabajadores y trabajadoras “Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores y trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados. El Estado adoptará medidas y creará instituciones que permitan el control y la promoción de estas condiciones.” (Art. 87: Constitución de la República Bolivariana de Venezuela). Lo que se reitera en las diversas leyes derivadas o relacionadas con el tema.
  1. En el marco normativo legal vigente en defensa de nuestro derecho a la vida, salud y seguridad en el trabajo, nos autoriza incluso a “Rehusarse a trabajar, a alejarse de una condición insegura o a interrumpir una tarea o actividad de trabajo cuando, basándose en su formación y experiencia, tenga motivos razonables para creer que existe un peligro inminente para su salud o para su vida sin que esto pueda ser considerado como abandono de trabajo (…)” (Art. 53 Numeral 5: LOPCYMAT).
  1. En el día de ayer nuestra compañera Raquel Canache adscrita a la dirección de migraciones laborales sufrió trastorno de su salud por acumulación de químicos en el ambiente, como consecuencia de la labores de reparación y pintura que desarrollaban los compañeros trabajadores de Servicios Generales en las instalaciones del 1er piso del edificio Luzgarden, La Candelaria, lo cual contraviene toda la normatividad en materia de salud y seguridad laboral.
  1. Es deber moral del Ministerio para el Poder Popular del Trabajo y la Seguridad Social, ser un ejemplo en sus relaciones y condiciones con los trabajadores, y más aun en tiempos donde la Extraordinaria Revolución Bolivariana se fundamenta en el Humanismo, en el respeto a los seres humanos y al ambiente, y es el deber político y revolucionario de las trabajadoras y trabajadores del Ministerio garantizar que ese derecho no sea vulnerado.
  1. Que este caso no es más que el fiel reflejo de una cadena de acontecimientos, que tienen como común denominador el irrespeto y desconocimiento de las mínimas normas en defensa de la vida, la salud y seguridad en el trabajo. Un ejemplo de ello, son las frecuentes dolencias del personal, en relación a problemas de la columna, de espalda, síndrome del túnel del Carpo, entre otras.

Por todo lo anterior y en apego a nuestros derechos y nuestros deberes:

EXIGIMOS

  1. Que se prohíba la reparación, mantenimiento o pintura del edificio en horas laborales, o si se deben hacer en dicho horario, notificamos nuestra decisión de ausentarnos de nuestros puestos de trabajo hasta tanto no se terminen dichas obras, que como se demuestra constituyen un grave riesgo para nuestra salud.
  1. Que de inmediato se convoque a la autoridad responsables – INPSASEL – para que de manera pronta y ejemplar, el MINPPTRASS y sus trabajadores y trabajadoras demos fiel cumplimiento de todo lo estipulado en la normatividad vigente, empezando por la elección de los delegados y delegadas de prevención, urgente e inaplazable necesidad, por lo cual informamos que estaremos convocando en el futuro inmediato a elecciones de los mismos.

Atentamente, Los Trabajadores y Trabajadoras del MINPPTRASS.